Dificultades de la sociedad con la atención a sus adultos mayores (2/3)

Dificultades del adulto mayor desde una PERSPECTIVA FINANCIERA

Es común abordar la perspectiva financiera desde la teoría del Ciclo de la Vida, donde se presupone que las personas ahorran durante sus años de trabajo a fin de poder contar con un ingreso durante su etapa de vejez. Si bien esto es sensato, no es tan simple en la práctica.

Hay dos factores problematizan la teoría del ciclo de la vida:

Por un lado, y dicho llanamente, tenemos una pobre cultura del ahorro. Si bien la falta de ahorro no siempre se debe a que seamos despilfarradores, también es cierto que en nuestra cultura no es tan común saber de alguien que ahorre con la intención de procurarse cobijo durante su etapa como adulto mayor y sin la posibilidad de generar nuevos ingresos por medio del trabajo. De este modo, son pocas las familias que cuentan, realmente, con un capital que permita “cobijar” su vejez.
Por otro lado, al menos en nuestro país, aparentemente nos encontramos en una economía que parece estar siempre en crisis, al menos para la inmensa mayoría de mexicanos. Esto fuerza a las familias a contar solamente con condiciones financieras muy debilitadas, comúnmente de subsistencia , esto es, se trabaja para sobrevivir y no para vivir plenamente. El ahorro en estas condiciones sólo es posible como una idea muy vaga.

Frente a estos problemas, existen institucionalmente dos mecanismos con los que se intenta dar cobertura a las necesidades de los adultos mayores:

1) Se han implementado los sistemas de pensiones contributivas, en donde el financiamiento para subsidiar las necesidades de los adultos mayores proviene del individuo mismo, a lo largo de un sistema de ahorro forzado a través de retenciones y con las cuales se espera financiar, a modo de pensión, los gastos ordinarios de vida y otras prestaciones para el adulto mayor. Aquí encontramos dos mecanismos: el primero es de carácter institucional o gubernamental y se refleja en sistemas como el IMSS, ISSSTE y otras instituciones que ofrecen cobertura a un cuerpo de trabajadores que posteriormente se convertirán en pensionados. El segundo mecanismo es privado, como los AFOREs, en donde el trabajador de la iniciativa privada va realizando las aportaciones para “construir” su pensión.

2) Sistemas de pensiones no contributivas o asistenciales: en los que se busca subsidiar a los adultos mayores excluidos del sistema de seguridad social a través de fundaciones o sistemas de préstamo o inversión a fondo perdido. Por iniciativas privadas de individuos, fundaciones u organizaciones sociales, se han creado mecanismos para asisitir a personas que de otro modo no serían capaces de sostener económicamente sus gastos Entra también aquí el rol de los valores familiares, cuando una familia incluye a sus adultos mayores y vela por ellos en todos los sentidos, económicos, de salud, habitación y sustento. Esta es una vía que impide el desamparo del adulto mayor y que forma parte del sistema de valores de nuestra cultura, gracias a lo cual se evita el abandono de una gran parte de ancianos. Sin embargo, esto no evita que de todas maneras existan un número considerablemente alto de adultos mayores en un completo desamparo que las instituciones de asistencia social no alcanzan a cubrir.

De los dos puntos anteriores se desprenden dos consecuencias importantes. Por un lado, la enorme necesidad de fomentar una cultura del ahorro más sólida. Dadas las condiciones de crecimiento poblacional y el esperado aumento de adultos mayores, planear una cobertura financiera, con los medios que podamos, para “cobijar” nuestra vejez, es una idea deseble en la medida en que cada vez será más difícil el acceso a medios de asistencia social.

Por otro lado, fomentar en nuestra sociedad una cultura hacia la vejez se torna cada vez más apremiente pues esforzarnos por buscar incluír a nuestros ancianos dentro de marco social se hace un paso importante para evitar el desamparo, y podríamos añadir, reincorporarlos activamente en nuestras vidas, como miembros de la familia de la cual no sólo son parte sino iniciadores. Esto nos lleva sin duda a buscar el fortalecimiento de los valores familiares así como a caer en cuenta de que existe una relación notable entre las condiciones financieras y su organización de modo que se ampare a los miembros de la familia.

Es curioso, cuando menos, percatarnos de que una de las vías para ofrecer una mayor cobertura asistencial a nuestros adultos mayores sin tener que verse obligado a buscar subsidios por parte del gobierno o de fundaciones asistenciales u organizaciones caritativas, es precisamente algo que no tiene que ver con la estructura y manejo económico, sino con la solidez moral de los miembros de una familia. Eso no quita, por supuesto, las dificultades financieras que cada familia puede enfrentar pero, por lo menos, es alentador que se busquen soluciones comunes al interior de una familia y no dejar en el desamparo, con la consecuente soledad, al adulto mayor para que busque la manera de subsidiar su vida. Si la apuesta de vida es alcanzar una vida plena en la dignidad, entonces…. Bien, eso es tema de nuestro siguiente post, otra perspectiva que abordar.

M. Salles.

Creative Commons License
This work by Marcel Salles is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-ShareAlike 2.5 Mexico License.

1 comentario en “Dificultades de la sociedad con la atención a sus adultos mayores (2/3)

  1. Mi voz es:
    Si si ciertamente pues este tema mas que una reflexión es la búsqueda de la plenitud de vida que todos deseamos, ojala realmente se cumplan los planes y objetivos de las instituciones gubernamentales en apoyo a los adultos mayores, por que no es algo malo cuando se trata de caridad, generosidad y solidaridad… anteponiendo el nombre de quien brinda un servicio a los mas vulnerables, pero ellos mismos ven el alto crecimiento demográfico y eso los orilla a desproteger a los adultos mayores, nada mas y nada menos que por sus propios intereses luego a desaparecer pensiones o jubilaciones, sin hacer nada por las reformas laborales, con respuestas perjudicables para nuestro país, nacen algunos nuevos programas meramente condicionados como lo hacen actualmente en México, dando pensiones exclusivas a personas sin absolutamente ningún familiar; cabe la duda por que en países subdesarrollados no hay vagabundos, limosneros, adultos mayores desamparados por la calle… Y nuevamente la mejor de las soluciones es que es un trabajo en equipo bien intencionado con la participación de los familiares, un nuevo acondicionamiento de las instalaciones del área estancia del anciano, desde luego la preparación en conocimientos cursos básicos de geriatría. Dignidad, servicio, esperanza. Gracias. Brambila.

Deja un comentario