Y para quiénes es viable Arch Linux?

Pues así se ve mi maquinita
Mi experiencia con Arch Linux

Bien, tengo instalado Arch Linux en mi laptop desde hace apenas unos meses y lo que puedo decir con confianza hasta hoy es que no tengo ya ninguna duda de que Arch es mucho muy diferente a lo que se suele esperar de una distribución común de Linux. A lo largo de esta entrada explicaré lo que a mi parecer distingue a quienes privilegian Arch linux por encima de otras distribuciones y que le confiere un valor particular. Todo esto a partir de lo que me he encontrado con mi experiencia en Arch.

Este post no es una revisión del sistema Arch, no tengo las cualificaciones ni los conocimientos técnicos para ello, se trata más bien de una opinión personal que creo pueda servir de orientación a quienes, siendo entusiastas de Linux, quieran evaluar si Arch es un sistema, o no, para ellos.

Instalé arch en mi MacBook Pro retina de 13″ mid 2013 en dual boot con Mac OSX Yosemite. Suelo instalar siempre alguna distribución de linux por el gusto de hacerlo y porque me da oportunidad de experimentar con programas más novedosos, poderosos y útiles en la investigación que no es fácil encontrar en las plataformas comunes como lo son Windows o Mac OSX. Me atrae esa visión alternativa que con el tiempo y el trabajo de miles de entusiastas y profesionales ha logrado, a través del desarrollo de software abierto, opciones diferentes a los desarrollos comerciales y privativos. He utilizado ya Ubuntu, Fedora, Debian, Linux Mint y otros. He experimentado con diversos escritorios como Unity, KDE, Gnome, Xfce, Cinnamon y otros pocos más además de algunos administradores de ventanas como Awesome, Fluxbox, Openbox e i3. Esto no me hace un experto ni nada por el estilo, apenas un entusiasta caminante de linux.

Arch me ha resultado una experiencia completamente diferente a todas las anteriores y esto tiene que ver con lo que señalan en el sitio de Arch, ese fabuloso Wiki de Arch que, por cierto, considero la mejor documentación de linux que he conocido. Lo expresan así:

Arch Linux es una distribución GNU/Linux independiente, de propósito general, desarrollada para i686/x86-64, lo suficientemente versátil como para adaptarse a cualquier función. Su desarrollo se centra en la simplicidad, el minimalismo y la elegancia de código. Arch se instala como un sistema de base mínimo, configurado por el usuario, sobre el que se monta su propio entorno ideal, mediante la instalación de sólo lo que se requiere o se desea para sus propósitos particulares.

De este primer párrafo se derivan las características que identifican al usuario de Arch y nos ponen en marcha para percatarnos de lo diferente que es Arch linux. Lo primero que nos dice es que se trata de un sistema de base mínimo y que ha de ser configurado por el usuario. Esto quiere decir que no podemos esperar de entrada una instalación ordinaria (de esas que tanto nos gustan), que sea sencilla y con un modo gráfico que nos facilite las cosas hasta dejarnos en un sistema ya listo para usarse, con un bello escritorio y una multitud de herramientos y aplicaciones para ser inmediatamente utilizadas. No, por el contrario, instalar Arch exige que nos adentremos en conocer especificaciones de nuestro hardware y que nos movamos con cierta soltura en la línea de comandos. Esto es, que quien instala Arch sabe que prepara su linux a la medida de su harware y, al mismo tiempo, que después de la instalación termina solamente con un sistema sumamente básico con el que aún no se puede hacer nada salvo instalar a continuación el entorno gráfico si se desea así como las aplicaciones que uno desea utilizar. Es como utilizar un lego, uno arma lo que quiere.

La clave aquí está en darle el peso adecuado a la palabra “desear”. En Arch se presupone que quien lo utiliza 1) sabe lo que desea, y no sólo eso sino que está dispuesto a 2) hacer lo necesario para lograr que su sistema opere exactamente al modo en que lo desea. Esto es, Arch es el camino para quienes buscan hacer que sus sistema funcione con el máximo de eficacia y eficiencia sin la intervención de paquetes inecesarios y maximizando el uso de su hardware pero, para ello, deben hacerlo personalmente pues ningún sistema operativo se ajusta de entrada a las necesidades específicas de los usuarios con perfecta armonía sino hasta que es “tocado”, configurado, por el usuario mismo. Esto es justamente lo que posibilita Arch y es lo que lo separa del resto de los linux convirtiéndolo para muchos en héroe o villano. Es la condición de “hágalo usted mismo” la que lo vuelve tan controversial entre los usuarios pues es precisamente aquí donde uno ha de decidir si se tiene la disposición de aprender y ensayar para adecuar el sistema operativo a nuestro gusto y necesidad o si preferimos un linux que funcione out of the box para ponermos a trabajar en eso que llamamos ser poductivos laboralmente sin perder un sólo segundo en adaptar nuestro sistema. La decisión no es sencilla pues cualquiera de estas opciones nos impone ciertos riesgos y nos habilita o limita ciertas cosas.

Arch NO es para ti:

  1. Si deseas un sistema que funcione perfecto inmediatamente después de su instalación.
  2. Si no deseas tener que ponerte a configurar muchas cosas en tu máquina.
  3. Si no deseas tener que aprender a usar la línea de comandos y el manejo de linux a mayor profundidad.
  4. Si te ves exclusivamente como un usuario de aplicaciones.
  5. Si deseas un servidor para producción (es mi opinión por cuestiones de estabilidad).
  6. Si te basta con que el sistema funcione.
  7. Si no requieres o no deseas estar a la vanguardia en las actualizaciones.

Arch ES para ti:

  1. Si te da curiosidad el funcionamiento de linux
  2. Si deseas y estás dispuesto a aprender la operación de linux
  3. Si deseas maximizar el rendimiento de tu sistema
  4. Si te gusta mantener tu sistema siempre actualizado. (Arch es rolling release y bleeding edge).
  5. Si deseas que tu sistema contenga exactamente lo que quieres y opere al modo en que quieres.

Arch es una distribución que cuenta con un nicho específico de usuarios. Podría decir, por un lado, que de personas curiosas y aventureras. Hay un toque lúdico en esto, pues tener el tiempo de explorar el sistema operativo es ciertamente un lujo para muchos y demanda recorrer una inclinada curva de aprendizaje que nos requiere esfuerzo y dedicación. Es como irse de campamento en lugar de a un hotel 5 estrellas por lo que se requiere gusto para utilizar este linux. Nos ayuda a revivir esa sensación de reto a vencer y que parece dar fuerza y cohesión a la comunidad Arch y que por lo mismo genera tantos apegos. ¿Quién no ha sentido esa nostalgia de enfrentar nuevos retos? Por otro lado, están los powerusers, aquellos que sí son expertos geeks y que buscan maximizar los recursos de su sistema con propósitos muy específicos, investigación, desarrollo de nuevas tecnologías o programación de nivel. En cualquier caso, es pisar una frontera y eso resulta atrayente para muchos, Arch es un camino que lleva a esos límites. Otros preferirán la tranquilidad y comodidad y entonces Arch no es para ellos, así de simple.

Arch es una distribución de tipo rolling release, y esto quiere decir que una vez instalado, tendremos siempre la última versión de Arch. No hay una serie de versiones que se liberan cada 6 meses o algún tiempo predeterminado sino que al instalar y mantener actualizado el sistema (pacman -Syu) tendremos siempre lo último. Por cuestiones de estabilidad se pueden minimizar los conflictos que causa un cambio de kernel y le podemos instalar la versión LTS de Arch. Esto es decisión de cada quien, o si se prefiere estar a la vanguardia en el kernel se va de la mano con la disposición a realizar los ajustes necesarios cada vez que se instale una nueva versión.

Esto se suma con la característica de Arch de ser bleeding edge, de modo que cada modificación que surge en las aplicaciones, cada nueva versión, se puede instalar inmediatamente. Circunstancia que es deseable para muchos pero se paga un precio por ello, y es el riesgo en la estabilidad en el sistema. Aunque, por lo general los repositorios oficiales de Arch, los que se accesan con el administrador de paquetes Pacman, son bastante estables y bien depurados. Existe otra fuente de repositorios, la mantenida por usuarios -AUR-, que es cómoda por las ventajas de algunas aplicaciones que ofrece y que accesamos a través de otros gestores, entre ellos yaourt, pero que pueden contener paquetes no tan estables o que rompen el sistema. Aquí, es sólo una cuestión del nivel de riesgo y seguridad que cada usuario quiera tener con su sistema Arch.

Personalmente, he disfrutado la aventura que representa instalar y utilizar Arch. Pero no sólo eso, sino que he ido aprendiendo muchísimo de mi laptop y del sistema operativo en este proceso, cuestión que me resulta muy gratificante. Ahora abro una terminal y me muevo con comodidad para arreglar pequeños desperfectos, acoplar el sistema o ajustar aplicaciones, además de que me he metido a aprender nuevos lenguajes de programación y explorar con mucha más soltura y sin tanto pendiente de algún desperfecto. Ahora que, aún no llego al grado de soltarme como para confiarle a mi sistema cuestiones formales de proyectos que requieren bastante tiempo, tengo respaldada toda mi información en otro lado y así gano la tranquilidad necesaria para seguir “jugando”, asunto que me resulta muy importante aún para el trabajo, me gusta explorar. Trabajo y diversión van de la mano conmigo, pero sé que no es así para todo el mundo, hay quienes se viven como si la vida fuera cosa seria, yo no.

Deja un comentario